El COI levanta la suspensión al Comité Olímpico Brasileño

REUTERS / Kim Hong-Ji

 

El Comité Olímpico Internacional (COI), reunido en Pyeongchang, levantó “con efecto inmediato” la suspensión al Comité Nacional Olímpico Brasileño (COB), que había sido pronunciada en octubre tras la detención de su presidente Carlos Nuzman por acusaciones de corrupción.

Desde esta suspensión provisional del 6 de octubre de 2017, el COI ha estado “en estrecho contacto con el COB, que se ha mostrado extremadamente cooperativo y ha iniciado una serie de medidas para responder a las preocupaciones del COI”, indicó la instancia olímpica este domingo.

El 31 de octubre de 2017 el COI había autorizado al COB a ejercer de nuevo sus derechos “como miembro durante las reuniones de los comités olímpicos nacionales”.

Desde entonces el proceso de revisión de los estatutos del COB y de su gobierno interno “fue finalizado en estrecha coordinación con el COI”.

De hecho, un auditor independiente “oficialmente confirmó que las cuentas del COB estaban correctamente verificadas y aprobadas por la asamblea general del COB”, añadió el COI.

La instancia olímpica además asegura que el COB “no estaba de ninguna manera implicada en las acusaciones o en las cargas retenidas contra Carlos Nuzman”, en el marco de la investigación actualmente dirigida por el fiscal general de la fiscalía federal de Brasil.

Nuzman, expresidente del comité de organización de los Juegos de Rio 2016 y antiguo presidente del COB, fue arrestado en octubre de 2017, acusado de delitos de “corrupción, blanqueo de dinero y participación en una organización criminal”. Es sospechoso de haber comprado votos para obtener la edición olímpica brasileña.

Después de su detención, Nuzman, que también fue jefe del comité de candidatura de los Juegos de Rio, fue suspendido por el COI de todas sus funciones y derechos como miembro honorario, y lo excluyó de la comisión de coordinación de los Juegos de Tokio-2020.

– Ampliación espectacular del patrimonio –

Además de Nuzman, de 75 años y exjugador de voleibol profesional, la policía brasileña también arrestó al director general de operaciones del Comité Rio-2016, Leonardo Gryner, acusado de los mismos delitos.

La decisión del COI de suspender al COB fue tomada por recomendación de su comisión de ética, presidida por el exsecretario general de la ONU, Ban Ki-Moon por el hecho de que “el COB y su presidente, Carlos Nuzman, eran responsables de la candidatura de Rio de Janeiro en 2009”.

Los fiscales aseguran que Nuzman, presidente del COB desde 1995, amplió su patrimonio en un 457% en los últimos 10 años sin que quede claro su origen y también que trató de ocultar su riqueza, a menudo en el exterior, a las autoridades.

Más allá de Nuzman, otra pieza clave del supuesto sistema de corrupción es Papa Massata Diack, hijo de Lamine Diack, en aquella época presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y miembro también del COI.

Papa Massata Diack habría recibido 2 millones de dólares en sobornos de parte del empresario brasileño Arthur Soares que habrían servido posteriormente para pagar a miembros del COI a cambio de votos a favor de la candidatura de Rio.

Tras el gran escándalo de corrupción destapado en el proceso de atribución de los Juegos de Invierno de Salt Lake City a comienzos de los años 2000 y que supuso la expulsión a perpetuidad de una decena de miembros del COI, los investigadores brasileños y franceses están convencidos de que el proceso para los Juegos de 2016 también estuvo amañado.